Verano 2011 (III), Filipinas

FILIPINAS

Miércoles, 29 de junio de 2012

Hoy nos vamos a Filipinas, el vuelo lo hacemos con Jet Star hasta Singapur y de allí a Manila con Tiger airways. Salimos de Phmom Pehn a mediodia y tenemos 4 horas y media en Singapur. Nuestra idea era hacer una escapada a la ciudad, pero nos es imposible, tenemos que cambiar de terminal en el aeropuerto (un trenecito y un autobús) y para colmo, no podemos facturar las maletas hasta una hora y media antes del vuelo así que nos conformamos con comer en el macdonald del aeropuerto y aburrirnos un rato.

El avion a Manila tiene la llegada a las 11:30 de la noche y el aeropuerto  es el de Clark que está en la quinta puñeta. Al llegar nos montamos en un autobús que nos llevara en casi dos horas hasta Manila.

La llegada a la estación de autobuses nos muestra lo que es Manila y lo que nos espera. La estación está totalmente custodiada por rejas y guardias de seguridad, cuando queremos buscar un taxi  nos piden que nos quedemos en la estación que los de seguridad iran a buscar uno y hasta que no entra a la estación no nos dejan movernos. Una vez en los taxis nos pide el conductor que pongamos el seguro a las puertas. De allí directos al hotel. A las dos de la mañana estamos en la habitación. El hotel está en pleno centro pero la calle no parece muy recomendable, al menos de noche. Tenemos un casino enfrente y bastantes ¿chicas? rondando por la calle. Al lado del hotel hay un 7 eleven y aprovechamos para comprar algo para cenar.

Jueves, 30 de junio de 2012

La calle tiene hoy mejor pinta,(de día todo se ve de otro color), vamos a ir hasta Intramuros andando por la ciudad. despúes de un rato nos vuelve el sentimiento de anoche, niños rebuscando en las basuras, la embajada americana rodeada de policias en tanquetas, en algunos parques se ven familias que viven bajo los arboles, con hamacas para dormir o peor aún, cartones y plásticos en el suelo.

Manila

Camboya puede ser tan pobre o más que Filipinas pero hay otro ambiente muy distinto, aunque solo sea en la mirada de la gente. Aquí más que pobreza, lo que se ve es miseria y tristeza.

Intramuros es la parte que se conserva de cuando fue colonia española, hay varias casas típicas de los españoles de la epoca, iglesias, conventos etc..

Casa Colonial

Comemos en intramuros y salimos para seguir recorriendo calles de Manila, seguimos con la impresión de que esto no es lo que queríamos ver. Andamos un poco despistados y nos perdemos un tanto así que decidimos buscar un taxi y volver al hotel y la tarea se hace complicada, no hay manera de parar uno, a la media hora por fín nos para uno y las chicas se van primero. Los chicos seguimos andando  y entre que se pone a llover, y se hace de noches acabamos volviendo a pie.

Durante el trayecto de vuelta coincidimos con la salida de los colegios y nos vemos rodeados de chavales uniformados de colegios católicos haciendo cola para coger autobuses o jeepneys (antiguos jeep de los militares americanos totalmente adaptados por los filipinos, los cortan por la mitad y los alargan para convertirlos casi en autobuses, además los tunean hasta el infinito, cromados, colores, adornos et..)

Jeepney

Por la tarde nos acercamos a un centro comercial donde nos cachean y nos hacen pasar por detectores de metales en la entrada. Alucinamos, dentro es otro mundo, hemos vuelto a la civilización capitalista a tope.

Viernes, 1 de julio de 2012

Hoy nos toca madrugar y no nos pesa, tenemos ganas de salir de Manila, además, en nuestra planta del hotel ha habido juerga esta noche, una familia paquistaní nos he tenido ambientados musicalmente toda la noche. Cuando nos vamos aún no han terminado la farra.

Volamos con Cebu airlines hasta  Puerto Princesa en la isla de Palawan. Nuestro destino es El Nido, un pequeño pueblo al norte de la isla. Una vez aterrizados hay que buscar transporte hasta allí, son como 6 horas de carretera y negociamos una minivan bastante nuevecita en el aparcamiento del aeropuerto. Dentro del hall del aeropuerto hay varias compañias que te ofrecen el transporte pero hemos conseguido mejor precio negociando en el exterior, 6.000 pesos (algo menos de 100€)

Primero tenemos que pasar por un cajero porque en El Nido no hay donde sacar pasta y nos han advertido que los pagos son todos en metálico (no es cierto, en  muchos sitios admiten pagos con tarjeta).

TukTuk filipino

Puerto Princesa ya tiene otro color, en un pueblo turístico y no sientes la opresión de Manila. Y sientes la selva alrededor.

El camino hasta el Nido es cansado, son un montón de horas y las carreteras son regulares, aunque el paisaje es precioso.

Atravesamos muchos pequeños pueblos y poblados y la vida se siente de otra manera. Aquí, la influencia católica se hace notar por doquier. Los uniformes de los escolares (sobre todo de ellas) pregonan a los cuatro vientos, de una manera más bien antigua, la presencia del catolicismo en la vida de los filipinos, faldas muy largas, camisas de manga larga y abrochadas hasta el cuello, colores nada llamativos etc..,

A mitad de camino paramos a comer y la comida es deliciosa y muy barata.

El último tramo es de tierra y se hace muy pesado, además el tiempo no acompaña, está nublado y en algunos momentos llueve un poco. Esperemos que nos de un respiro y podamos disfrutar de la playa y el mar.

Llegamos por fín a El Nido y empezamos el periplo en busca de alojamiento, hemos dejado las maletas en la minivan y el conductor nos pone en contacto con un amigo suyo que nos acompaña y nos orienta sobre los sitios para alojarse. despúes de recorrer toda la playa nos quedamos con unos bungalows en primera línea que están bastante bien.

El Nido

Bungalow

Una vez alojados nos vamos a ver los clubs de buceo.  Alfonso y Cristina van a hacer el curso de Open Water, son tres días de curso así que hay que empezar cuanto antes, y los demás reservamos para mañana un tour por las islas de los alrededores (750 pesos por persona + 200 de tasas del parque natural).

Para cenar nos tomamos unos pescados a la brasa que estaban de rechupete, y por supuesto la cerveza de Filipinas, San Miguel.

Sábado, 2 de julio de 2012

Hoy ha amanecido soleado, parece que el tiempo nos acompañará. Dejamos a Alfonso y Cristina en el club de buceo y nosotros nos embarcamos en uno de los barcos típicos de Filipinas y empieza nuestra visita al paraíso. La primera parada la hacemos en la gran laguna, hay que entrar casi buceando y son varias lagunas conectadas entre si rodeadas de paredes rocosas bastante altas. El color del agua es increible, turquesa y transparente y pececitos de colores para disfrutar a tope.

Barco

Entrada a la laguna

Llevo mi cámara de video sumergible pero a los cinco minutos de grabación veo que se ha inundado, alguna junta se deber haber fastidiado. Nuestro gozo en un pozo, veremos a ver si tiene remedio o se ha fastidiado totalmente (lo más probable).

La temperatura del agua es genial y nos pasamos un buen rato buceando y nadando en las lagunas, más tarde nos llevan a visitar otras islas y alguna playa de ensueño. En alguna de ellas parece que va a bajar King Kong de la seva a visitarnos.

Playa King Kong

En el barco llevamos una pequeña barbacoa y nos van asando unos buenos trozos de panceta y unos pescados que han cogido por el camino. Y en otra islita nos montan nuestro picnic. Por suerte unas rocas nos protegen porque mientras comememos se pone a llover.

Comida

La comida está buenisima, carne, pescado, arroz, ensalada, platanos y lo mejor de todo, los mangos, pequeñitos pero deliciosos. Luego una pequeña siesta que Guillermo aprovecha para darse un paseo en kayac.

Cuando volvemos al barco, nos alejamos un poco de la orilla y los marineros nos piden que nos vayamos al agua, una vez allí, empiezan a tirar todos los restos de comida y una nube de peces se lanzan a por sus manjares.¡¡Increible!, nos dan trozos de pan o pescado para que se los demos nosotros y el espectáculo es fabuloso, cientos de pequeños peces de todos los colores rodeándonos y comiendo de nuestra mano.

Y seguimos el periplo, ahora paramos en una isla que tiene un pequeño bar y nos tomamos unas cervezas a la salud de estas preciosas islas.

Domingo, 3 de julio de 2012

Hoy el día ha amanecido nubladito, Cristina y Alfonso siguen con el curso de buceo y nosotros lo dedicaremos a descansar en la playa (si el sol quiere).

Curso de buceo

Pero el sol parece que no quiere salir y al final pasamos el día leyendo y paseando por el pueblo.

Lunes, 4 de julio de 2012

Hoy toca buceo para todos (excepto Lolu que no se ha animado a hacer el curso). Vamos a hacer tres inmersiones, en la primera, Alfonso y Cristina seguirán con el curso y en las siguientes podremos ir todos juntos. Las condiciones del mar son espléndidas, el sol asoma de vez en cuando, lo suficiente para tener un día bonito sin excesivo calor.

¡Al agua patos!

Anémona y pez payaso

Angeles y Guillermo

Nudibranquio

Descanso

Tortuga

Esta noche cenamos en un restaurante frances muy majo “La Salangane”. Recomendable.

Martes, 5 de julio de 2012

Hoy el día amanece bastante nublado y con fresco así que nos lo tomamos de descanso y nos dedicamos a pasear y vaguear un poco que para eso son vacaciones.

Es además el cumpleaños de Cristina y conseguimos que le prepararan una pseudo tarta para celebrarlo, no fue fácil pero al final nos prepararon un creps con topics y una velita.

Tarta de cumpleaños

Esa noche, antes de cenar nos dimos un magnifico masaje que nos dejo relajaditos relajaditos.

Y con eso nos despediamos de El Nido, aunque el tiempo no nos había acompañado, el sitio es estupendo y apacible.

Miercoles, 6 de julio de 2012

Hoy nos vamos a Corón, hemos cogido billetes en un barco que despues de 8 horas nos debe dejar en el puerto de Corón, asi que, bien tempranito, nos encaminamos al puerto para embarcar. El día esta chungo, esta lloviendo y nos imaginamos un viaje bastante pesado.

Una vez en el puerto y despues de esperar más de una hora nos dicen que se ha suspendido el servicio por mal tiempo y que hasta mañana no habrá otro barco.  Con la decepción a cuestas nos  vamos al Artcafe , un local que nos ha servido de refugio en muchos momentos (tiene una tienda en la planta baja y en la planta primera un bar restaurante con agencia de viajes y una biblioteca apañada, además tienen wifi gratis y bastante decentito) y vemos las alternativas que tenemos. Otro día más aquí sin la seguridad de que mañana el barco pueda salir no tiene mucho sentido así que solo nos queda la posibilidad de salir de El Nido por carretera o por avión. El avión es un pequeño aparato de 10 plazas que nos dejaría en Manila pero el precio es alto así que decidimos volver a Puerto Princesa en “fregoneta” y allí coger un avion a Corón via Manila. Tenemos que hacer noche en Puerto Princesa porque el viaje hasta allí son 6 horitas y ya no tenemos vuelos hoy, por lo tanto reservamos un hotel allií con buena cara y cerquita del aeropuerto.

Después de negociar el precio de la furgo (más cara y bastante más antigua que la de la venida), salimos un poco decaidos por el palizòn que nos espera. El conductor es un chaval jovencito que corre que se las pela y nos ahorramos un hora de viaje.

Por el camino coincidimos con la salida de los colegios en distintos pueblos y el panorama es más que interesante. Montones de escolares andando por la carretera, casi todos de uniforme. Ellas con faldas muy largas y camisas abrochadas hasta el cuello (la iglesia católica es omnipresente en toda Filipinas).

Por fin llegamos al hotel y allí nos entra la risa, las habitaciones son bungalows que no están nada mal pero el jardín es cuando menos curioso, una buena piscina, el restaurante esta muy bien pero para no decir nada más os dejo unas fotos para que entendáis de que va.

¡A la carga!

¿Africa?

El caballero dorado

Templo submarino

Pájaro

El pájaro del Mekong y el pájaro de Palawan

Jueves, 7 de julio de 2012

Salimos en vuelo con Cebu Pacific hasta Corón después de hacer escala en Manila. En el aeropuerto de Busuanga (Corón) nos está esperando una nueva “fregoneta” que nos lleva al puerto donde embarcamos para la isla de Sangat.

El resort es fudamentalmente un centro de buceo con unas cabañas fabulosas. La isla es muy abrupta y unicamente podemos movernos por la zona de la playa donde están los alojamientos, pero no necesitamos más.

Cabañas en Sangat resort

Estamos en el paraiso, el resort es muy tranquilo, no hay nada de ruido excepto los monos en los arboles, la comida es fantástica y el bar por la noche nos suministra  cervezas bien frias mientras leemos o jugamos al billar.

Viernes, 8 de julio de 2012

Lo mejor de aquí es el buceo, en la zona hay más de 20 barcos japoneses hundidos de la II Guerra Mundial, se habían refugiado en estas islas cuando los sorprendieron la aviación americana. Todos se encuentran a  poca profundidad y con una vida marina increible. El centro de buceo es estupendo, con equipos muy nuevos y con unas instalaciones comodísimas.

Hoy salimos a bucear a un carguero que se encuentra a 20 metros de profundidad, esta un poco escorado pero muy entero. Iniciamos el buceo en la popa y nos encontramos con un grupo del al menos 15 o 20 peces león espectaculares, con sus plumajes blancos y negros. Recorrimos todo el interior, pasando por las bodegas y al final nos entretuvimos en la cubierta disfrutando de la riqueza de la vida marina que  habita estos mares. En la segunda inmersión estuvimos en una patrullera (esta americana).

Por la tarde nos dedicamos a hacer snorkel en la playa, ¡una pasada!, y nos ponemos a jugar con un timido pez globo que no sabe la que se le viene encima.

Sábado, 9 de julio de 2012

Hoy volvemos a bucear en otros barcos del estilo de los de ayer. Todos los buceos han sido fascinantes, de los mejores que hemos tenido nunca. Lástima que no llevamos cámara submarina y en el centro de buceo no tenían ninguna disponible para alquilar. La próxima vez es imprescindible contar con una.

Manaña ya nos vamos y en nuestro último baño, Lolu expresa claramente lo que todos sentimos, en el agua y con una vocecita que no le sale del cuerpo nos dice:  “si mañana no me encontráis…., no me busquéis…, idos sin mi”

Por la tarde, Alfonso y yo decidimos irnos de exploración por los alrededores (¡ilusos!), tras media hora de subir por rocas, totalmente cubiertos de una nube de mosquitos, comprobamos lo fácil que sería perderse en esta selva, así que agotados por la ascención y el calor volvemos por nuestros pasos.

Inexpugnable

Domingo, 10 de julio de 2012

Hoy amanece lloviznando, es el día de nuestra marcha, tristes y abatidos subimos al barco que nos lleva de vuelta a Corón donde cogeremos el avión para Manila. Pero la isla parece que tampoco quiere que la abandonemos y a los 15 minutos de salir, se nos avería el barco. Soñamos con que tengamos que regresar a la isla y quedarnos a vivir allí, pero na’ de na’. Inmediatemante nos traen otro barquito que nos lleva finalmente a Corón.

Una vez en Manila y como tenemos mucho tiempo hasta que salga nuestro avión para Hong Kong, nos vamos al centro de la ciudad a comer. Encontramos un restaurante en un centro comercial donde sirven el famoso lechón asado de Filipinas.

Lechón asado

Nos damos un buen homenaje para despedirnos de este maravilloso país, aunque lleno de contrastes. La maravillosa naturaleza, los pueblos amables y la ciudad más agriculce que hemos conocido, los casinos, los centros comerciales de lujo, y la misería, miseria rodeando la opulencia. Triste, y a la vez indignante.

Nos marchamos de Filipinas con una sensación ambivalente, queremos huir de Maníla pero echaremos mucho de menos estás magníficas islas.

Anuncios

Publicado el 13 de febrero de 2012 en Filipinas, Verano 2011, Viajes. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: